29 de marzo de 2014

DBA, ese pequeño gran juego ...


   Bien pues como matinal lúdica, quedamos unos cuantos valientes para cruzar nuestras espadas, lanzas y dados en una partida a DBA, el hermano pequeño de DBMM. Mis ingleses de la guerra de los 100 años se enfrentaban a un ejército cruzado (precioso, pintado con una elegancia enorme) en el cual abundaban los soldados armados con lanzas. Mis ingleses iban fuertemente pertrechados con una masa de arqueros que contabilizaban la mitad del ejército.

Despliegue inicial
Flanco derecho
    Nuestros despliegues fueron simétricos, enfrentando lanzas con arqueros y en el flanco derecho inglés, con la presencia de un bosque, unidades de ballesteros se enfrentaban a espadas y picas. En el centro, los orgullos y altivos caballeros se miraban expectantes y desafiantes.

Las líneas chocan
     La partida acabó prácticamente cuando empezó. Las líneas avanzaron hasta llegar al contacto con un leve e infructuoso movimiento de flanco de una caballería inglesa y al comenzar los combates el factor de las lanzas se impuso al de los arqueros. Únicamente las afortunadas tiradas de dados del inglés, consiguieron alargar la batalla. Final de la batalla, 4 a 1 a favor del cruzado.

Primeros combates
     Fallo enorme el despliegue de los arqueros. Desplegué pensando que en DBMM mis arqueros tienen más alcance de tiro y tienen la calidad de superior y por lo tanto suman +2 cuando ganan. En DBA, las calidades de las tropas no se tienen presente y solo tienen un factor de ataque de +2 contra tropas a pie. Mientras en DBMM son picadoras de carne, en DBA son meros juguetes contra tropas como las lanzas.

Finalizando la partida
    En cualquier caso no es de desmerecer el buen hacer de mi contrincante y sobretodo, su afabilidad en el trato. Disfruté, me lo pasé bien y aprendí. A la próxima no le será tan fácil.
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: Los comentarios de este blog no están moderados y aparecerán publicados tan pronto como pulses el botón de enviar salvo que el filtro automático de spam decida lo contrario. No obstante me reservo el derecho de eliminar posteriormente cualquier texto que considere ofensivo. Recuerda siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo.